sábado, 4 de agosto de 2012

Tarjeta de felicitación POP UP

 Una vez que doblamos por la mitad la hoja de papel grueso, pegamos la serpiente que tenemos terminada. Para no equivocarnos, colocamos sobre el papel la serpiente antes de pegarla, para ver cómo quedará. Existirá un doblez necesario que se producirá cuando cerremos la tarjeta.


 Pegamos la cabeza de la serpiente en la parte izquierda del doblez y en la parte de la derecha la cola, pegando sólo un trozo no mayor de 2 centímetros aproximadamente.


 De este modo, el resto de la serpiente queda libre para que cuando se abra la tarjeta, quede suelto y haga el movimiento necesario.


Contando cuentos en familia

  Me gusta utilizar la palabra “madrenarradora” que me surgió en la medida que escribo estas líneas. ¿Saben? Fui a muchos talleres de títeres y cuentacuentos sin sacarme la camiseta de madrenarradora  y sin expectativas de convertirme en profesional de la narración de cuentos.
 Aprendí muchas cosas que me ayudaron a enriquecer el momento del cuento  diario  con mi hija y aquí las comparto con ustedes
  Invito a la familia a recuperar el espacio oral y narrativo en el hogar, como algo natural y lúdico que sucedió siempre y que por circunstancias hoy tal vez hoy  lo tengamos  un poco olvidado. No lo dejemos en manos de los “profesionales” sólo porque lo hagan muy bien. El cuento, las historias y las leyendas contadas en el hogar permiten un  plus de intimidad y disfrute con nuestros niños único que no lo ofrece ningún espectáculo por mejor que sea.
 Aquí dejo unos ejemplos y pautas como punto de partida para que  guíes  tu imaginación en el sinuoso y divertido camino de la narración oral en familia.
·         Una cuestión de actitud: la actitud con la que nos disponemos  a compartir narraciones con los niños es importante. Más allá del contexto en el que se desarrolle (antes de dormir, en un cumpleaños)  lo importante es disfrutar y  la narración  pasa a ser un juego más (aunque con notas únicas)  donde casi todo es posible. No pretendemos reproducir un espectáculo hecho por profesionales. No importa si “no sale bien”. Si ustedes y sus niños se olvidaron de todo  mientras jugaban a contar historias,   la tarea está cumplida. ¿Y cuál será tu actitud, te lo has preguntado?
·         Un libro en otro idioma, cuando viajes tú o alguien de tu confianza pídele o compra un libro en otro idioma si es posible alguno que no conozcas. De mi experiencia puedo decirte que lo ideal es conseguir uno con  ilustraciones  sugerentes y grandes porque  ellas guiarán la  historia. Al principio puedes describir sólo lo que ves en cada imagen con todo detalle hasta que con cada “contada” la historia vaya creciendo a fuego lento. No te agobies ni te apures en crear una historia perfecta, es un juego entre tú y tus niños y lo importante es pasar un rato divertido cada día PORQUE SIENDO ASÍ, QUERRÁN REPETIRLO. Te juro que es posible. (si con el tiempo la traduces te llevarás una sorpresa)
·         Libros y revistas antiguas: disparan nuestra imaginación
·         Si tienes un libro en el que apoyarte como guía para tu narración genial ¡utilízalo!
·         Se hace camino al andar: en la medida que más conozcas la historia que cuentas más cómoda te sentirás para recrearla y explotarla al máximo sacando fuera tu imaginación un poco más cada día. Sigue intentando y ¡te sorprenderás  de lo que crearán juntos!!!
·         ¿Narrar o recrear en familia? a lo largo de las sucesivas narraciones o “contadas” de la historia también los niños aportan sus comentarios, inventivas, gestos, exclamaciones, e interpretaciones libres de cada parte: inclúyelas y aprovéchalas como creas más conveniente (reforzar la calma, señalar los sentimientos por los que pasan los personajes, practicar la pronunciación de las palabras,  etc.)
·         Memoria de niño: los niños suelen recordar muchísimas cosas que para nosotros tal vez sean insignificantes. Repiten en cada narración todo o mucho de lo anterior,  a la vez que incorporan nuevas cosas. Esto es magnífico porque te permite ritualizar la narración y reforzar aquellos aspectos con los que más disfrutan.
·         Los sonidos y onomatopeyas: Aunque la narración no indique sonidos,  tú y tu peque pueden agregarlos. Cuando cuento la parte en que Gulliver visita la ciudad y el palacio de Lilliput, agrego el sonido de una campana ¡tilín tilí! que indica la llegada de Gulliver a la capital del Reino y la obligación para los habitantes de  entrar en sus casas. Asimismo ponerle voz o exclamaciones a las caras o a los objetos de las ilustraciones del cuento es muy divertido y pueden variar.
·         Los objetos, pueden ser de interés incluir pequeños objetos que materializan algo de lo que está ocurriendo en la historia. Mejor tenerlos preparados. Un pañuelo para las despedidas, un sombrero, unas tacitas de café y un platito, lo que te inspire la historia. Pueden complementar las imágenes que aparecen en el libro o pueden aparecer mientras narras una  historia sin libro.

miércoles, 21 de marzo de 2012

Bienvenid@ a mi blog

Hola,

mi nombre es Graciela y por algún motivo has venido a parar aquí.
Espero que en mi blog encuentres aquellas cosas útiles, ideas que necesitas para jugar con los niños, coser, crear y reciclar.
También te pido que vuelques en este blog aquellas ideas que más te hayan ayudado a la hora de afrontar las típicas situaciones cotidianas cuando toca coser, jugar, reciclar o simplemente conocer aquél truco de magia que más te resultó y te sacó de algún apuro. 
Entre todos podemos hacer que lo cotidiano, aún cuando no lo sea, parezca mágico.